Acuérdate de Acapulco y visita sus playas

acuérdate de Acapulco

No puedo evitar la nostalgia cuando pienso en este paraíso del Océano Pacífico. Y por eso, mientras escucho los acordes de Agustín Lara escribo unas cuantas líneas sobre la primera playa que conocí en la vida: ♪ ♫♪ ♫♪ ♫ Acuérdate de Acapulco, de aquellas noches, María Bonita, María del alma… ♪ ♫♪ ♫♪ ♫♪ ♫♪ ♫



Acuérdate de Acapulco

La costa acapulqueña es deliciosa. El clima es muy favorable todo el año, ideal para ir en pareja y refugiarte en los meses de invierno y aun así obtener ese bronceado perfecto para iniciar con energía. Así que ya sabes, acuérdate de Acapulco la próxima vez que desees vacacionar y elegir un destino que lo tiene todo.

Cuando era apenas una niña, mis padres ya me contaban de lo hermoso que es Acapulco; ellos, como buenos mexicanos, visitaban sus playas con frecuencia debido a la cercanía con la Ciudad de México.

Pero además, no podían quedarse ajenos a su buena fama que tuvo en la década de los 50, con personajes como Mauricio Garcés y hasta el mismísimo Elvis Presley quienes filmaron algunas de las múltiples películas que aquí tuvieron lugar durante esos años.

Acapulco por primera vez

Ese auge ha continuado durante generaciones, así que después de escuchar historias y anécdotas, quería ser yo misma quien las viviera en carne propia, ¡pedía a gritos ir a Acapulco! Así pues, recién inaugurada la década noventera, mis sueños se hicieron realidad y la familia completa montó en la combi café de mi papá para ir directo al paraíso guerrerense.

Desde que vas bordeando la sierra para llegar a Acapulco por la vía libre (ahora hay modernos puentes que cortan el trayecto, pero si te quieres ahorrar unos pesos, por el camino más largo tendrás panorámicas increíbles) la brisa, el calor y la ansiedad te invaden: ¡ya quiero ver el mar!




Los símbolos de Acapulco

No soy experta en Acapulco, pues en realidad hace ya varios años que no he regresado. Sin embargo, a mi parecer hay algunos puntos especiales que no te debes ni puedes perder una vez que estés allí. Sácale provecho a tu estancia y no te quedes únicamente en la playa del hotel. Hay todo un mundo por explorar.

Aquí te doy algunas ideas y tips para que conozcas más y la frase de ‘Acuérdate de Acapulco’ retumbe en tu mente cuando regreses a casa:

Costera Miguel Alemán

Esta avenida es la principal de Acapulco y tiene una extensión total de 10 kilómetros. En ella se concentran la mayor parte de hoteles Gran Turismo, así como bares, restaurantes, plazas comerciales, tiendas y centros de entretenimiento para chicos y grandes.

Rodeada de palmeras y flanqueada por su camellón central, es el punto de reunión para miles de viajeros y turistas que están ávidos de encontrar diversión, principalmente al atardecer, cuando el sol te permite realizar una larga caminata sin mayor sofoco.

Una réplica de la Diana Cazadora en Acapulco

Acuérdate de Acapulco – Pie de la Cuesta

Si como nosotros eres cazador de atardeceres, entonces este punto es perfecto para cumplir tu objetivo. La puesta de sol es espectacular y una forma muy romántica de culminar el día; además, puedes rentar una hamaca y tomar un delicioso cóctel para hacer aún más placentera la experiencia.

Mi amiga Katty del blog Yo y mi mochila nos regaló hace unas semanas una hermosa instantánea de Pie de la Cuesta, ¡se antoja mucho más estar allí!

Happy!

Una publicación compartida de yoymimochila (@yoymimochila) el

Barra Vieja

No tengo datos concretos sobre si en esta playa nació el platillo de pescado a la talla o no. Pero mi papá siempre nos traía aquí a comer huachinango o mojarra porque decía que era muy fresco, bien servido y a excelente precio. Y pudimos comprobarlo varias veces, ¡súper rico!

Para llegar aquí debes recorrer 27 kilómetros que bien valen la pena porque no hay tanta gente e igual disfrutarás de un buen ambiente y comerás delicioso, como Gonzalo, que le entró con gusto, jaja. Si así lo deseas, puedes pasear a caballo y sentirte toda una estrella ecuestre.

#huachinango #paramisolito #adieta #melorecomendoeldoctor #barraviejaacapulco

Una publicación compartida de Gonzalo Garcia Diaz Sandi (@gozalogds) el

Playa Hornos

Si tu opción de hospedaje en Acapulco está fuera de la costera, entonces puedes ir a las playas públicas que también son atractivas y nadarás por horas y horas con toda tranquilidad. Playa Hornos es una de ellas, hay palapas, vastas opciones de comida y hasta algunas actividades acuáticas para decir no al aburrimiento.

El mar en esta zona de la franja está muy apaciguado, por lo que pasarás todo el día en total relajación y pensando solo en comer, beber, dormir, nadar y asolearte. ¿Qué más se puede pedir?





Puerto Marqués

Además de tener uno de los mejores miradores de la ciudad, Puerto Marqués es una bahía muy concurrida porque se puede comer a gusto con vista a un mar calmo y hermoso. Es el punto ideal para practicar jet ski o buceo y alejarse un poco de lo agitado que a veces puede ser Acapulco.

Si buscas tener un acercamiento con la gente local, aquí lo lograrás con poco esfuerzo y te darás cuenta de cómo se vive el otro lado de la moneda. Muy recomendable!!

La Quebrada

¡Ah, la Quebrada! Suspiré solo de recordar los momentos de exitación que viví en este punto: aquellos que a diario realizan los heróicos clavados desde lo alto del acantilado, nos hacen sentir emoción y miedo a la vez. Aun así, nadie puede evitar admirarlos y es un punto turístico por excelencia en Acapulco.

Este ritual ya es una tradición desde 1934 (ni siquiera nuestros padres habían nacido) y son nativos acapulqueños los que realizan la hazaña de saltar desde 45 metros de altura, así como nos muestra el video de este usuario de Instagram.

Si quieres saber un poco más, te recomiendo este artículo que en lo particular, me encantó.

Acuérdate de Acapulco – La virgen de los mares

Tras más de 50 años de ser la patrona de los lancheros, la Virgen de los mares sigue siendo un paso obligado para los visitantes de Acapulco. Y es que nadie se puede resistir a este recorrido en una fragil lancha con fondo de cristal que te transporta cerca de la Isla de La Roqueta para conocer ‘de fondo’ la adoración a este símbolo religioso que, se cree, cuida a quienes navegan estas aguas.

La virgen está sumergida a tan solo 5 metros de profundidad, por lo que se distingue a simple vista. Fue colocada en este punto desde 1958 y causa mucha expectación entre locales y turistas. Por lo regular, uno de los acompañantes se introduce al mar para mostrarte algún erizo u otras especies del lugar como un plus.

Hard Rock Acapulco

Aunque el Hard Rock es una cadena extranjera, tanto en Acapulco como en muchas otras playas, atrae a todos por la enorme guitarra en el exterior, pretexto perfecto para tomar fotografías y por qué no, comer una hamburguesa, acompañada de una cerveza bien helada.

Al interior hay mucha memorabilia de artistas como Michael Jackson, David Bowie y The Beatles (mis favoritos por siempre). Puedes recorrerlo sin consumir nada, solo por el puro gusto de ver los tributos a la música que tapizan las paredes y escuchar música unos minutos antes de partir.

Acuérdate de Acapulco – Fuerte de San Diego

Este interesante museo histórico cuenta en su interior muchas historias. Es también una fortaleza marítima de suma importancia del Océano Pacífico. Lo puedes visitar en el Viejo Acapulco, justo en el barrio de Petaquillas y visto desde el aire, tiene la forma de una estrella de cinco puntas.

A lo largo de sus 13 salas de exhibición te toparás con una hermosa colección de arte y exposiciones temporales, que incluyen vestigios piratas, vasijas y mucho más. Por si fuera poco, las vistas de la bahía son únicas y te llevarás un poco de historia que bien merece la pena conocer.

Acapulco de noche

Claro que no podía olvidarme de la vida noctura de Acapulco, ¡aquí siempre es fiesta! En la Zona Condesa, donde también hay unas playas geniales, existen ciertos bares a pie de playa que llenarán tus expectativas. Si vas en plan romántico y aventurero, puedes saltar del bungee u optar por unos tragos coquetos para bailar pegaditos, entre otras amenidades.

Resulta que no importa cuántas veces visites esta cálida ciudad, siempre siempre siempre la llevarás grabada en el alma, pues esa primera impresión jamás se olvida. Después de ese día, siempre hay una voz en mi mente que me pide ‘Acuérdate de Acapulco’ y por eso, hoy me acordé y quise escribir gracias a su inspiración.

Cuéntanos qué te pareció el post y déjanos tus comentarios, ¡queremos saber tu opinión! Gracias por leernos 🙂

ImportanteNosotros no hemos recibido ningún tipo de compensación por escribir este artículo, no tenemos conexión material con las marcas, productos o servicios que hemos mencionado y nuestra opinión es totalmente independiente, siempre en busca de la mejor experiencia para nuestros lectores 😊😊




Maru White Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

six × = 42