Fin de semana en Michoacán: Pátzcuaro y Janitzio

michoacan

Pasar un fin de semana en Michoacán es una excelente idea viajera. Tiene tantas ciudades, tantos poblados, tantas bellezas, que sería imposible recorrerlo todo en dos o tres días, pero aquí te decimos lo que sí puedes conocer en este lapso de tiempo y sacarle jugo al tiempo (¡al menos lo intentamos!)


Para lograr nuestro cometido de un fin de semana en Michoacán, primero salimos de la Ciudad de México con rumbo hacia Toluca. De paso pudimos ver los impactantes edificios de Santa Fe y pasar por La Marquesa. ¿Por qué no? Desayunar en este punto no sería mala idea, tal vez en otra ocasión 🙂

Una vez en la capital del Edomex, tomamos la desviación hacia Atlacomulco y seguimos con gusto la señalética que nos llevó hasta Michoacán.

Como siempre, recomiendo el uso de Google Maps en caso de que tengas dudas o no quieras perderte. Además, en caso de haber un tráfico fatal, te dará vías alternas. Ahora sí, la primera parada que hicimos el sábado fue:

panoramica-de-morelia

Morelia

La capital michoacana tiene mucho por ofrecerte: cultura, gastronomía, historia y unas edificaciones bellísimas que no pasarán desapercibidas en tu corazón. Entre más te acercas al centro histórico, más sabes que tu amor por esta entidad no tendrá remedio, te sentirás como en casa y de ahora en adelante sólo sonreirás al escuchar su nombre.

Para estar en Morelia sólo teníamos unas cuantas horas, así que quisimos aprovecharlas al máximo. Nos detuvimos en el local Don Valente, muy recomendado en Foursquare por sus famosos tacos de carnitas, los cuales nos cayeron de lujo, dado que ya teníamos hambre y queríamos probar uno de los manjares de la región durante nuestro fin de semana en Michoacán.

Con el estómago muy lleno pero felices, nos dispusimos a llegar a la Catedral de Morelia, una de las más bellas que hemos visto en México. Tanto por fuera como por dentro es toda una obra de arte y no pude reprimir mi entusiasmo por estar en este sitio después de tantos años queriendo recorrerla y admirar su cantera, su arte barroco tableado, con retablos neoclásicos, la bella cúpula y el portón principal de madera con acabados en bronce, solo por mencionar algunas de sus bondades.

catedral-de-morelia
Catedral de Morelia, vista desde la parte posterior

Si quieres ver las fotos que compartimos de esta experiencia, puedes visitar nuestra galería de Instagram

El Palacio de Gobierno también es un punto digno de admirarse, su arquitectura es impresionante y nos hace sentir orgullosos de nuestro pasado y la mezcla con la cultura española que es evidente por todo el país. Ya en el jardín principal, nos dio curiosidad este quiosco muy pintoresco, en el que curiosamente no puedes subir. Esto nos da una idea del cuidado que tienen los morelianos por su patrimonio y no hace más que gustarnos más.

quiosco-principal

No teníamos tanto tiempo como quisiéramos para recorrer cada rincón de Morelia, pero nos dio gusto toparnos con el ex convento de San Agustín, cuya plaza nos fascinó, gracias a la fuente y el conjunto arquitectónico que la rodea. Alrededor puedes degustar de alguna delicia michoacana o beber algo refrescante para continuar con el camino. No queremos irnos todavía, pero faltan algunos kilómetros por recorrer para llegar a Pátzcuaro.

ex-convento-de-san-agustin

Pátzcuaro

Este pueblito mágico es uno de los que más expectativa y emoción nos causaba del fin de semana en Michoacán. Todas sus fachadas blancas con teja roja es algo encantador y nos dice mucho de la unión que hay entre sus habitantes para lograr que permanezca como uno de los más bellos que hay en México.

Con un par de semanas de antelación, supimos que nos queríamos hospedar en el hotel Mansión Iturbe, una grandiosa casona señorial… y fue la mejor decisión que tomamos. Las instalaciones son maravillosas y la atención todavía más. Nuestra habitación era muy sencilla pero hermosa y la comida inmejorable. Si quieres leer más sobre su historia, puedes dar clic en este enlace.

mansion-iturbe

Nuestra ubicación era increíble, pues estábamos en plena Plaza Vasco de Quiroga, catalogada como una de las más atractivas del centro de Pátzcuaro. ¡Y vaya que todos tenían razón! La fuente central y las diversas opciones de comida y diversión atraparán tus sentidos cuando pases un fin de semana en Michoacán.




plaza-vasco-de-quiroga

Por si fuera poco, tuvimos la oportunidad de presenciar una de los bailes más tradicionales de México: La danza de los viejitos. Los purépechas arraigaron esta tradición y, por lo general, son cuatro danzantes (incluyendo niños) que representan las cuatro estaciones del año y otros simbolismos relacionados con este número.

 

Lo que no te puedes perder son los platillos típicos, como los huevos tarascos para el desayuno, o un ate con queso como postre. La gastronomía michoacana nos atrapó, ¡queremos volver muy pronto! Por lo pronto, era domingo por la mañana y tuvimos que decir adiós a Pátzcuaro para conocer Janitzio.

Janitzio

A pesar de la lluvia o cualquier condición extrema, estábamos decididos a llegar a Janitzio durante nuestro fin de semana en Michoacán. Una isla hermosa en la que cada año se celebra el Día de Muertos como en ningún otro lugar de Michoacán. A pocos kilómetros de la entrada a Pátzcuaro está el embarcadero, donde puedes estacionar el auto y comprar tu boleto de ida y vuelta por $50 pesos.

Es un recorrido de 30 minutos por el Lago de Pátzcuaro que vale mucho la pena. Tendrás oportunidad de convivir con decenas de personas de todos lados y escuchar música regional mientras llegas a tierra firme. Entre más cerca estás de la isla, más emoción sientes, ¡vaya aventuras que puedes vivir en tu propio país!

lago-de-patzcuaro

No paró de llover en toda la mañana, pero decidimos subir hasta el mirador dentro de la estatua de José María Morelos y Pavón, oriundo de Morelia y símbolo de la independencia mexicana. Ya habíamos llegado tan lejos, el agua no iba a detenernos tan fácil 🙂 Además, siempre habíamos visto este símbolo y sería un desperdicio no explorarlo.

En nuestro camino hacia la cima, nos topamos con todo tipo de artesanías, locales de comida, olores deliciosos, sabores únicos y gente amable que se gana la vida tejiendo o elaborando todos estos artículos para que puedas llevarlos a casa a un precio módico. Yo compré unos zapatos de piel muy coloridos y divinos.

Artesanías en Janitzio
Artesanías en Janitzio

Cuando por fin nos encontramos cara a cara con Morelos, descubrimos una grata sorpresa: por dentro está tapizado de murales alusivos a la Independencia de México y con escalinatas bien distribuidas para que puedas ver el lago desde lo alto. Debido a la bruma no pudimos tomar fotos, pero puedo decirles que fue una experiencia inolvidable de este fin de semana en Michoacán.

Janitzio, Michoacán
Janitzio, Michoacán

Fue un grandioso fin de semana en Michoacán

Con todo el dolor de nuestro corazón, llegó el momento de despedirnos de Michoacán, pero prometemos regresar. Quedamos con ganas de visitar el Paricutín, acudir al Festival Internacional de Cine de Morelia y conocer más poblados que nos recibirán siempre con los brazos abiertos.

¿Qué otros sitios de México te gustaría que visitemos? Esperamos tus comentarios y sobre todo, ojalá que puedas replicar este contenido con tus amigos y familiares para animarlos a viajar 🙂 ¡Gracias por leernos!

Maru White Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

thirty five + = thirty nine