11 motivos para visitar el Castillo de Chapultepec

motivos para visitar el castillo de chapultepec

11 motivos para visitar el Castillo de Chapultepec son pocos pero relevantes. Cuando era niña y pisé por primera vez este recinto, mi amor por México creció aún más; me sentí parte de la historia, de su riqueza y de ese misterio que encierran las paredes, de las cuales brota el nacionalismo a raudales.



Motivos para visitar el Castillo de Chapultepec, sobran

Necesitaría todo un periódico para contar paso a paso la historia y los motivos para visitar el Castillo de Chapultepec, pero trataré de enumerarlos y convencerte de que vayas la próxima vez que estés en la Ciudad de México. Ya verlo desde abajo o desde cualquier otro punto de Reforma es hermoso, ahora imagínate tenerlo de frente.

De martes a sábado hay un trenecito que te sube hasta la entrada del Castillo; pero si vas en domingo, tendrás que ir a pie, algo así como 500 metros de subida, ¡te servirá para ejercitarte también!

El águila porfiriana y las jacarandas ©Derechos Reservados

1. Es el único castillo en su tipo en Latinoamérica

Así es. Este fue alguna vez palacio monárquico de 1864 a 1867, lo que lo convierte en el único castillo de este tipo en América, donde habitaron virreyes, distinguidos visitantes y políticos de alta jerarquía.

Aunque no fue construido con ese propósito, pues también hospedó el Colegio Militar y hasta un Observatorio astronómico, este inmueble ubicado a 2 mil 325 metros sobre el nivel del mar es una joya arquitectónica por demás atractiva.

2. Fue la residencia presidencial durante varios años

Durante el mandato del Presidente Manuel González, el Castillo de Chapultepec fue acondicionado como residencia presidencial, y fue en este periodo que el recinto alcanzó su máximo esplendor, gracias a todas las remodelaciones que lo convirtieron en un auténtico palacete de grandes jardines, escaleras de mármol y estilo francés.

Así pues, aquí habitaron distintos presidentes de México: Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez. Motivos para visitar el Castillo de Chapultepec sobran, como puedes ver! 🙂

3. Es sede del Museo Nacional de Historia desde 1944

A partir del 27 de septiembre de 1944, el Castillo de Chapultepec se convirtió en la sede del Museo Nacional de Historia, el cual exhibe piezas únicas que ayudan a entender el hoy de la cultura mexicana. En varias salas podrás apreciar pinturas, objetos originales y fotografías que te dejarán inmutado.

Por ejemplo, el carruaje de gala fabricado en Italia que usaran Maximiliano de Habsburgo y Carlota durante diversos recorridos por la actual Ciudad de México, es un ejemplo de la opulencia y elegancia que se desbordaba por doquier, y lo puedes admirar de cerca tú mismo.

4. El mural de David Alfaro Siqueiros

‘Del Porfirismo a la Revolución’ se denomina esta obra plasmada en forma de mural, que ocupa toda una pared de la sala. Fue culminado en 1966 y es impresionante desde el momento que la contemplas de lejos, pero conforme te acercas, todo toma sentido.

Se debe apreciar de derecha a izquierda. La parte más llamativa quizá sea el levantamiento de armas para iniciar la Revolución Mexicana, cuya gesta se inició el 20 de noviembre de 1910 y no terminaría hasta varios años después. Éste sin duda es uno de los motivos para visitar el Castillo de Chapultepec.

El mural de David Alfaro Siqueiros, 1966

5. Los hermosos jardines del Castillo

Si por algo se distinguían las personas que mandaron construir esta maravilla arquitectónica, era por su gusto por vivir bien, claro está. Se dice que al estar en la cima del Cerro de Chapultepec, estaba pensado para convertirse en un sitio de remanso y reflexión.

Así es como esos jardines enormes, con fuentes al centro, miradores hacia la capital que solo te hacen enamorarte más de la Ciudad de México, y áreas verdes por doquier tomaron forma. Hoy en día sigue siendo un pretexto para sentarte, admirar el paisaje y regresar al pasado.





6. El reencuentro con nuestra cultura ancestral

A los mexicanos nos apasiona nuestra historia prehispánica; pues antes de que los españoles llegaran a esta tierra, venerábamos a los dioses, hacíamos rituales y también construíamos palacios a nuestras deidades. Solo que su belleza y simbolismo no se comparan con nada y es algo muy nuestro que aún nos corre por la sangre.

La añoranza de estos tiempos, más la nostalgia de saber qué habría sido de nuestra raza si hubiéramos seguido sin “descubrir”, son alimentadas por las piezas arqueológicas y vestigios que se exhiben aquí, como uno de los motivos para visitar el Castillo de Chapultepec.

7. Los vitrales estilo Tiffany de Don Porfirio

Si algo distinguió a la época del “Porfiriato”, como se le conoce al mandato de 30 años de Porfirio Díaz, fue la prosperidad económica en México; pero también la construcción e importación de objetos de estilo francés que tanto le apasionaban y que ahora forman parte del patrimonio mexicano.

Una prueba de ello es el gran vitral de estilo Tiffany, que se ubica en el segundo piso del Alcázar, y el cual representa a cinco diosas mitológicas que resaltan los atributos femeninos: Flora, Ceres, Diana, Hebe y Pomona. ¡Un deleite verlos con el reflejo del sol!

También hablamos del vitral del Gran Hotel de la Ciudad de México aquí, en un post anterior

8. El Alcázar y su patio central

Esta parte es uno de los motivos para visitar el Castillo de Chapultepec, sin pretextos. Además de su hermosura, también es meritorio de admiración por los hermosos jardines que rodean esta parte. Por si fuera poco, en esta parte del Museo Nacional de Historia podrás admirar las recámaras y salones de la época virreinal.

Con frecuencia se realizan conciertos de música clásica, abiertos al público en general y durante el último miércoles de cada mes se lleva a cabo la Noche de Museos, cuya cartelera siempre es de interés para todos.

9. Las vistas de Paseo de la Reforma

Podría pasarme toda la tarde hablando sobre las vistas de la ciudad. Lo cierto es que entre edificios y bosque, el Castillo de Chapultepec forma una línea perfecta con Paseo de la Reforma. La historia cuenta que la emperatriz Carlota miraba desde aquí, contemplando a lo lejos y esperando el carruaje que trajera a su amado, Maximiliano de Habsburgo hasta casa.

Al fondo se alcanza a distinguir el Ángel de la Independencia y sigue en recta hasta pasar por la Diana Cazadora y llegar al Centro Histórico de la CDMX. Si quieres subir al Ángel, puedes hacerlo de forma gratuita; en este artículo te contamos cómo 🙂

10. Los niños héroes del Colegio Militar

No te voy a mentir, amigo lector: en México tenemos una fábula muy bonita que habla sobre seis cadetes del Colegio Militar que enfrentaron al Ejército Estadounidense el 13 de septiembre de 1847 y dieron la vida por su patria en este fatídico día. Debido a esta hazaña, les llamaron ‘Los niños héroes’.

Aunque sí ocurrió esta tragedia y los inexpertos y jóvenes cadetes perdieron la vida, la historia puede no ser tan rosa como la cuentan en los libros. Aun así, el país entero venera a estos valientes que tuvieron el infortunio de encontrarse aquí en el momento equivocado y cuyas almas seguramente están rondando por el Castillo.

Juan Escutia. Mural del artista mexicano Gabriel Flores

11. Juan O’Gorman presente

Si tratara de contarte toda la colección de objetos, fotografías, pinturas y tesoros que están a tu alcance, nunca terminaría. Vale la pena que lo admires por ti mismo y tengas motivos para visitar el Castillo de Chapultepec; pero eso sí, saldrás gratamente satisfecho al culminar tu recorrido.

Incluso el arquitecto y pintor Juan O’Gorman tiene un mural que se exhibe en uno de los salones y cuenta a detalle la historia de México, desde la conquista española hasta el triunfo de la Independencia nacional.

Tips para tu visita

Estos tips podrían serte de utilidad si ya te animaste a entrar al Castillo de Chapultepec, tómalos bien en cuenta:

  • El acceso tiene un costo de $70 pesos por adulto. Los menores de 13 años, mayores de 60, así como estudiantes y maestros con credencial vigente NO PAGAN.
  • Los domingos la entrada es gratuita para público mexicano y residentes en el país. Los extranjeros penosamente sí deberán cubrir la cuota (excepto si residen legalmente en México).
  • El horario es de martes a domingo, de 9 a 17 horas.
  • Hay un guardarropa a la entrada, donde se recomienda depositar mochilas, bultos y paraguas. No se permite la entrada con tripiés ni selfie stick.
  • Tampoco puedes introducir alimentos, bebidas ni chicles.
  • Puedes tomar fotografías SIN FLASH en todas las salas y exteriores. Para video, deberás pagar 70 pesos adicionales.
  • Para una mejor apreciación del museo, te recomendamos ir entre semana o bien, el fin de semana llegar muy temprano.
  • La estación del metro más cercana es Chapultepec.
  • Si vienes en auto, sobre Paseo de la Reforma hay diversos estacionamientos y la cuota aproximada es de $18 pesos por hora.

via GIPHY

Por favor, haznos saber si este artículo te pareció interesante o te fue útil. Estamos ávidos por conocer tus comentarios y así mejorar la información que te brindamos 🙂 ¡Gracias por leernos!



Maru White Autor

Comentarios

    […] Rodea el ángel desde el barandal para tener una perspectiva de cada lado. Imagina que en aquella época, cuando apenas existían unos cuantos automóviles, el Ángel de la Independencia destacaba en toda su magnitud, ya que incluso se ve excelente desde el Castillo de Chapultepec. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twelve + = thirteen